domingo, 11 de enero de 2009

¿RECURTIARE LAS NUESAS AMBICIONES?

El pasáu Xineiru y 9, espublizóuse nel "Diario de León" una Tribuna de E. Gancedo sobru la necesidá d´avances nel reconocimientu la identidá de la Rexón llïonesa pur la parte l´autual alministración autonómica. Esti artículi podedes gueyalu en "Comentarios", peru consideramos más interesante esta entrada nel blog El barquero leonés, que comenta´l artículu citáu. Llielus y sacare las vuesas conclusiones y si lu merecen deixalas en "Comentarios".



Atlas del Reinu. Ed. Aguilar 1978



Diputación Regional

He leído estos dias en el Diario de León un artículo de E.Gancedo. en el que expone la idea de la creación de una Diputación Regional en la parte leonesa de la Comunidad, para gestionar diréctamente más recursos por parte de los leoneses. En mi opinión esta idea,que me consta está hecha desde el cariño que este hombre tiene hacia su tierra, creo que no es muy acertada y me explico. Esta Diputación Regional dependería directamente de la Junta, con lo cual seguiríamos siendo un apéndice de Castilla y podríamos hacer sólo lo que ellos nos permitieran, es decir poca cosa como ahora ocurre. Tendríamos algo más de voz eso si, pero en los grandes asuntos que corcienen a nuestra Región Leonesa ( identidad, cultura, infraestructuras, medio ambiente, industria...), la voz predominante sería la que saliera de Valladolid, ya que con las cifras macroeconómicas que desde allí se manejan, no les iba a resultar nada difícil silenciarnos, como hasta ahora vienen haciendo. También ocurriría en mi opinión, con la creación de esta Diputación Regional Leonesa, que con el actual panorama político y social que hay en León, los regidores de esta institución, iban a ser unos dóciles corderitos hablando al dictado de sus amos castellanos, para conservar el carguín y no morirse de hambre por lo inútiles que son, importándoles el doble de lo que les importa ahora su pueblo, es decir nada de nada. Por último, yo creo, que rebajar las pretensiones de, como mínimo, tener la autonomía que por derecho nos corresponde, nos llevaría a rebajar el debate sobre la actual configuración autonómica, con lo cual nuestras reivindicaciones cada vez serían de menor calado, y al final ¿con qué nos conformaríamos?, ¿con una especie de Consejo Comarcal Leonés?. ¡DE ESO NADA!, León no tiene la culpa de que le hayan usurpado su identidad, y si desde Castilla no se rebajan ( y aúnque así lo hicieran) las pretensiones de anular y hacer desaparecer a León, desde esta Tierra Leonesa, no podemos rebajar un ápice en nuestras demandas y si estas hay que modificarlas será para aumentarlas, nunca al contrario. ¡NI UN PASO ATRAS!. Al pueblo leónés le han robado buena parte de su ser, y lo justo es que se le devuelva intacto, y que los leoneses podamos decidir nuestro presente y futuro. Lo dicho, desde esta modesta tribuna, pido, como mínimo, ¡AUTONOMÍA PARA LEÓN!


1 comentario:

EMILIO GANCEDO dijo...

Diario de León

090109

COMO QUIERA que el injerto de León en esta vuestra comunidad arrastra un, a saber, que en esta provincia nadie lo quiso, que se hizo contra la voluntad del pueblo y que, por poner sólo un ejemplo, en una amplia encuesta efectuada por la Diputación en los primeros años ochenta la opción «con Castilla» aparecía en una triste y zaguera cuarta posición; y como sea que, además de esa primigenia, el gobierno autonómico autobautizado «castellano-leonés» siempre, ya desde su mismo nacimiento, ha venido observando a León como algo periférico, como una espina que hiere y molesta, sin concederle jamás el beneficio de la identidad propia, es por todo ello que algo (¡algo!) habrá que hacer.

Algo habrá que hacer cuando desde todos los ámbitos de la sociedad (Sanidad. Educación. Medios. Economía. Gestión del medio natural. Gestión del patrimonio.) se alzan voces cotidianas, en la calle, en los centros de trabajo, en los bares y en las viviendas, contra la uniformidad, contra el centralismo, contra la incapacidad de ver una cultura, la leonesa, que necesita hacerse visible como lo están haciendo todas las demás de España, de atender unas necesidades que no tienen por qué ir detrás de la omnipotente capital... dicen que, con el tiempo, la gente se irá acostumbrando a esta división administrativa y que la acabarán sintiendo como propia... pero poco o nada hacen para que esto sea así. Ninguno de nosotros ve a un burgalés o a un abulense como un «paisano» por razones sólidas y muy antiguas que nada tienen que ver con regionalismos ni nacionalismos. Las cosas son así.

A problemas concretos hay que aplicar soluciones concretas. Otras comunidades lo hacen (el estatus del valle de Arán, la doble capitalidad de Canarias). Por eso, la idea de una Diputación Regional o Foral que gestionara el presupuesto que, por población, le corresponde a León (y que nos es escamoteado por la Junta), o a la que le fueran traspasadas determinadas competencias, sería, no una buena idea sino el único proyecto justo para esta tierra.

EMILIO GANCEDO