viernes, 27 de abril de 2007

EL LLIONÉS Y EL PARTIDO CARLISTA


Navegando por el ciberespacio leonés, he encontrado un interesante documento para todos los interesados en el llionés, su historia y evolución en la web del Partido Carlista de León
(http://www.partidocarlista.com//leon/llingua.htm). Para acceder a el pinchar en "comentario" o en la dirección citada. La página de esta organización política
(http://www.partidocarlista.com//leon/index.htm) independiéntemente de su orientación política, muestra aspectos interesantes sobre el País Leonés, su historia, situación actual y perspectivas de futuro recomendables para cualquier interesado en el tema.

Para acceder a LA "LLINGUA" DE LOS LEONESES, pinchar en "comentarios"

1 comentario:

Parido Carlista de León dijo...

Partíu Carlista Llïonés-Partido Carlista de León
Inicio
LA "LLINGUA" DE LOS LEONESES
Hablar hoy de la existencia de una lengua propia de en la tierra del Reino de León, suena a algunos de sus habitantes como una afirmación grotesca, casi a un juego de niños, una infantil práctica de imitación de la situación de otras zonas de las Españas como Cataluña, el País Vasco o Galicia. Es como si en la lucha por tener "más identidad", de significarnos en el campo político, nos lanzásemos a una desafortunada "invención" de situaciones extrañas e impropias de nuestra tierra.
Pero lo cierto es que si hoy una gran parte de la población leonesa desconoce la verdadera situación lingüística del Reino de León, no es por que no se haya demostrado científicamente la existencia de una modalidad lingüística diferente del castellano en las tierras leonesas, o porque los hablantes de ella no tengan conciencia clara de su peculiaridad lingüística. El motivo principal es que la mayoría de la población leonesa es actualmente monolingüe en castellano, frente a la situación de principios de siglo XX donde cerca del 90 por ciento de la población usaba habitualmente el leonés. Un segundo motivo es que esta población utiliza en el castellano que habitualmente emplea, todo tipo de giros, préstamos y léxico procedente del leonés, haciéndolos propios y no advirtiendo que no serian entendidos por un hablante normal de castellano. De este modo cuando estas personas oyen hablar leonés, perciben algo parecido a lo que ellos mismos hablan, pero sólo les llama la atención aquellas cuestiones que se escapan a su compresión, desarrollando la idea de que en tal o en cual sitio, simplemente "hablan mal" o " medio gallego".
Y es que otra de las razones de la desidentificación de los leoneses con su lengua autóctona es que, en las últimas décadas, la educación castellanista recibida por nuestras gentes ha desarrollado la falsa idea de que todo "lo que se hable raro" en León, si no es castellano, simplemente se trata de gallego.
Este ejercicio irresponsable no tiene ninguna base científica como veremos. Lo cierto es que la lengua de amplísimas zonas del Reino de León no se caracterizan precisamente por los rasgos morfológicos y sintácticos del gallego.
La percepción de científicos y estudioso de la singularidad lingüísticas de amplias zonas situadas entre Castilla y Galicia es muy antigua. Existen referencias literarias muy http://spaces.msn.com/images/maplinguistico.jpg
abundantes sobre la "rusticidad" y peculiaridad de las hablas populares de Asturias, León, Salamanca y Zamora desde el siglo de Oro, llegando incluso a constituirse en un verdadero recurso literario la utilización del leonés en las obras castellanas.
En el siglo XIX investigadores como Morel Fatio, Gessner o Hanssen se acercarían con interés al sistema lingüístico de estas zonas, en otro tiempo solar original de todo un Estado medieval: El Reino de León: Algunos otros como Erik Staff, de la Universidad de Uppsala, investigarían a través de la documentación, su situación medieval, y otros, como el portugués Leite de Vasconcellos, llegaría a descubrir la pervivencia de su dialecto más meridional nada ,más y nada menos que en las tierras portuguesas de Miranda do Douro.
Sin embargo no sería hasta Menéndez Pidal, cuando la ciencia aplicaría de un modo definitivo una visión de conjunto al diasistema asturleonés. El famosísimo investigador, descubridor del Cantar de Mio Cid y autor de innumerables trabajos de historia y filología, publicaría en 1907 un extenso artículo en el que aportaba una visión de conjunto sobre las hablas del antiguo Reino de León, y en el que consagraba una expresión de origen erudito para referirse a la lengua autóctona de este territorio: el dialecto leonés.
El trabajo de Menéndez Pidal despertó el interés de multitud de filólogos, etnógrafos, historiadores y eruditos locales que se lanzaron a la descripción de las hablas de cada valle y montaña. En ocasiones, tal carrera llevaba a la búsqueda en cada lugar de aquello que no estuviera recogido en ningún otro trabajo ni vocabulario, lo que contribuyó a alimentar la idea de excesiva heterogeneidad dialectal.
Los trabajos de Fritz Krüger, lingüisticos y etnograficos, "El habla de Babia y Laciana" de Guzmán Álvarez o los de Concepción Casado sobre Cabrera, podría mencionarse dentro los de orientación científica, pero también surgieron otros como "Cuentos en dialecto leonés" de Caitano A. Bardón o "Entre brumas" de José Aragón y Escacena, en los que la literatura pretendía servir a la descripción de la lengua de estas tierras.
¿POR QUE DECIMOS QUE EXISTE UNA LENGUA DIFERENTE?
Si decimos que el leonés es diferente, un sistema lingüístico autónomo, es porque no depende de ningún otro y porque utilizando un método contrastivo podemos llegar a su diferenciación.
Lógicamente esta diferenciación no nos será de momento productiva si la establecemos frente a lenguas habladas a miles de kilómetros como el rumano, aunque el método que empleemos nos llevará a las mismas conclusiones respecto al rumano que respecto al castellano, gallego o catalán.
De entrada tenemos que decir que todas estas lenguas tienen en común el tratarse de lenguas romances, es decir, ser sistemas evolucionados del latín. De este modo las diferencias se encontrarán en cómo cada una de ellas transformó el latín impuesto por las legiones romanas en un amplísimo territorio europeo.
La evolución podría ser diferente en el plano fónico, pero también en los planos morfológico, sintáctico y, cómo no, léxico: Así por ejemplo, para la formación del comparativo de superioridad la distinción entre algunas de las lenguas romances se encuentra en la diferente elección entre dos palabras latinas de igual significado. Rumano, catalán, castellano y gallego-portugués (lo que en ocasiones se denomina como Romania martinal) tomaron la partícua "magis" llegando a las formas "mai", "mes", "más", "mais" respectivamente, mientras que el italiano y el francés (la Romania central) serían continuadores del término "plus" llegando a las formas "più" y "plus".
Como podemos ver, además de la elección de una y otra forma, cada idioma transformó la palabra original modificando sustancialmente su pronunciación. Esa marca, ese "trazo lingüístico", esa forma casi matemática, con la que una lengua transforma un grupo fónico del latín de una forma que la distingue frente a las otras es lo que deberíamos buscar para encontrar las diferencias más profundas.
De este modo para trazar, por ejemplo, la distinción entre el leonés y el castellano veríamos como del original latino "facere", el castellano se caracteriza por eliminar la pronunciación de la "f-" como en todas las palabras latinas con la misma condición, es decir tener en posición inicial de palabra una "f-". Frente a ello, el leonés, como otras lenguas romances, conserva la "f-" diciendo "facer".
Otro caso sería cuando una palabra latina presenta lo que se denomina un grupo -li-, como "mulierem" (mu-li-erem). El castellano llega en este caso a una "-j-" (mujer), mientras que el leonés tentrá una "-y-" ( muyer).
La suma de uno, otro y otro trazo lingüístico, oportunamente representados sobre el mapa, los últimos puntos donde la solución deja de ser una en concreto y pasa a ser otra, nos dibujaría profundas fronteras lingüísticas que aislarían los territorios donde se habla leonés, castellano o catalán.
Frente al gallego, también marcados trazos lingüísticos, diferencian al leonés. Como vimos hace un momento, el leonés, el gallego y otras lenguas romances mantendrían la "f-" latina frente al castellano. Sin embargo gallego y leonés se diferencian en el tratamiento de determinadas vocales del latín.
El idioma de Cicerón, poseía una distinción entre vocales largas y vocales breves, es decir que tenían un valor distintivo según su duración al pronunciarlas. Cuando una "o" o una "e", breves estaban en una posición tónica ("portam", "ferrum"), el leonés convierte estas vocales en diptongos: generalmente "ue" para el caso de la "o", y "ie" para el caso de la "e". De este modo se formarán las palabras "puerta" y "fierru" , frente al gallego, caracterizado por la adiptongación, que dirá "porta" y "ferro".
Como vemos los trazos lingüísticos pueden ser compartidos: en un caso leonés y gallego conservan la "f-", y en otro leonés y castellano diptongan, mientras que el gallego no. Pero sin embargo no siempre es así.
Un rasgo que distingue al leonés frente al gallego y al castellano, es el tratamiento que hace de la "l-" en posición inicial. Los idiomas vecinos no la modifican, mientras que el leonés, la palataliza, convirtiéndola en una "ll-". Así, del latín "lupum" y "larem", el gallego y el castellano llegarán a "lobo" y "lar", mientras que el leonés lo hará a "llobu" y "llar".
Estos trazos y otros muchísimos más, fueron los que Menéndez Pidal seguiría para la determinación del domino románico astur-leonés, y que sirven también para trazar los límites del dominio gallego-portugés, catalán, castellano, francés, etc... No obstante la situación en países como España es especialmente compleja. Al existir una lengua de prestigio, oficial de todo el Estado, ésta se superpone a todas las regionales, dificultando en ocasiones la determinación de fronteras lingüisticas.
¿SE HABLA EN TODAS PARTES IGUAL?
El mismo procedimiento que nos sirvió para determinar la frontera entre las lenguas nos serviría para marcar las diferencias entre dialectos .
Entendamos que un dialecto no es más que una variedad territorial de una lengua y que en consecuencia todas la lenguas están en realidad constituidas por un conjunto de dialectos.
Si tomásemos el castellano podríamos comenzar a realizar divisiones y divisiones en función de diferentes rasgos, aislando dialectos con mucha personalidad, frente a otros difícilmente distiguibles de la variedad literaria de esta lengua.
De este modo veríamos como el castellano tiene muchas formas diferentes de pronunciar la palabra "castillo": la más corriente "castiyo", con confusión de la "y" y la "ll", ya prácticamete general en este idioma; la minoritaria "castillo", no yeísta; y otras como "cahtiyo", "cattiyo" o "catiyo".
Un caso especialmente significativo en castellano es el "seseo". Aunque la variedad literaria de este idioma recoge la pronunciación "c" para palabras como "cerca" o "cazar", lo cierto es que prácticamente el 95 por ciento de los 300 millones de hablantes de castellano, dicen "serca" y "casar".
En el leonés los dialectos podrían clasificarse, en función de sus características fónicas, en tres grandes bloques:
El bloque occidental, el de los dialectos del occidente de Asturias, León, Zamora, la comarca salmantina de las Arribes y de la comarca portuguesa de Miranda do Douro, y el de poblaciones como Rionor o Guadramil. Se caracteriza, frente al bloque central, por la consevación de los diptongos decrecientes "ou" y "ei", como "caldeiru" y "cousa". Se trata del bloque de mayor extensión territorial.
El bloque central, agrupa a los dialectos de la zona centro de Asturias y a los de la comarca leonesa de Argüeyos (no argüellos). Frente al bloque occidental reduce los diptongos decrecientes: "calderu" y "cosa". Aunque su extensión territorial es menos, al tratarse de la zona más poblada de Asturias, es la variante que más hablantes tiene. Se supone que en el pasado debió extenderse ampliamente por las tierras centrales de las provincias de León, Zamora o el centro-norte de Salamanca, pero en la actualidad, estas zonas sólo presenta restos léxicos y determinados usos lingüísticos acordes con su pasado.
El tercer bloque, u oriental, agrupa los dialectos del oriente de Asturias, el occidente cántabro, la parla d'El Rebollal (suroeste de Salamanca), Cáceres y la cornisa nororiental de la provincia de León. Su principal característica es que, como si un habla de transición al castellano se tratase, comienza a aspirar la "f-" en posición inicial dando lugar a términos como "haba" o "hacer".
De todas las variedades de una lengua, una se constituirá en modelo literario. Será la que se utilice para redactar documentos o para hacer literatura. En ocasiones, en su formación, y en un proceso largo y complejo en el que la autoridad estatal tiene mucho que decir, se tomará las características de un dialecto concreto, normalmente el más hablado. Pero en otras, el modelo representará a dialectos minoritarios, al gusto de determinados grupos sociales, al capricho de los literatos, dotando a la variedad literaria de cierta artificiosidad que la aleja del habla real.
Y... ¿CÓMO LLEGÓ A FORMARSE?
El leonés es fruto de un largo proceso de transformación iniciado en el mismo momento en que el latín fue introducido en nuestras tierras.
De entrada deberíamos advertir que la lengua que se habló en Hispania, no era el latín que denominamos clásico, en que Horacio o Virgilio nos dejaron sus mejores páginas, sino el denominado vulgar que utilizaba el pueblo y los militares. No obstante el latín también tenía sus dialectos, y no era el mismo el hablado en Roma que en cualquier otro punto de Italia. Su Imperio, era una vasta extensión en la que desde un principio existieron profundas diferencias ligüísticas y en el que los sustratos de los distintos pueblos que había sometido actuaron de diferentes maneras transformando la nueva lengua que los romanos traían consigo.
Además, no imaginemos escuelas de idiomas ni centros de alfabetización, donde los indígenas eran recluidos hasta que las declinaciones se les metieran en la cabeza. El proceso de sustitución lingüística fue muy largo, e incluso es posible que en muchas zonas de España, el abandono de la lengua prerromana no se realizara en favor el latín, sino ya de alguna lengua romance.
La sustitución seguiría un mecanismo muy similar al que hoy día podemos observar en zonas de minorización lingüística y cultural. El latín reportaría mayores ventajas sociales e incluso legales (llegó a se requisito para conseguir la ciudadanía romana) que las lenguas locales, seguramente sometidas a un importante desprestigio por parte de las capas sociales superiores.
Pero, como ya hemos visto, la adquisición del latín, en un proceso de aprendizaje imitativo, se realizaría con modelos que no eran los de la corte imperial. Funcionarios, militares, comerciantes, hablantes todos ellos de un latín provincial impregnado de préstamos de diferentes lugares era la situación de partida para la formación de los nuevos idiomas romances.
En este punto las diferencias culturales y lingüísticas de los pueblos de la Hispania prerromana jugarán un papel muy importante. Cada uno interpretará el código lingüístico latino de un manera diferente, probablemente incluso con la imposibilidad de adaptar algunas de sus características. Por ejemplo la diferencia existente entre el gallego y el leonés, y que anteriormente pudimos ver, basada en la diptongación o adiptongación suele explicarse como consecuencia del sustrato poblacional. Los pueblos galaicos serían capaces de adaptar la pronunciación de la "o" breve y la "e" breve, en posición tónica, mientras que los pueblos astures y cántabros necesitarían adaptar su pronunciación, dando lugar a la diptongación.
Precisamente los astures constituirán la base cultural que dará lugar al nacimiento del leonés. Con este nombre se denomina a un conjunto de tribus más o menos homogéneas a las que los romanos tras la http://spaces.msn.com/images/solarastura.jpg
conquista, agruparon en el llamado "conventus asturum", una unidad administrativa de larguísima trascendencia, y que configurará la identidad de los habitantes de esta zona. El territorio ástur abarcaba gran parte de Asturias (curiosamente el territorio ocupado hoy día por los dialectos centrales y occidentales), practicamente toda la provincia de León, el noreste de la de Zamora (hasta el Esla) y el cuadrante nororiental de Portugal. (donde hoy todavia se mantiene la lengua y la cultura leonesa).
Este espacio territorial se configurará en reino independiente a lo largo de la Edad Media, tras una oscura y complicada etapa en la Antigüedad Tardia, en la que soportó la dominación sueva y en la que tenemos datos de su dificil sometimiento al poder visigodo.
Con la aparición del "regnum Asturorum", después conocido como "Reino de León", la lengua comenzaría a manifestarse documentalmente, aunque inicialmente no exista una conciencia clara de hablar otra cosa que no sea latín. Será con la "reforma" del latín promovida desde centro-Europa, cuando los habitantes de los diferentes reinos de España comprendan que el latín era otro idioma muy distinto y comiencen a llamar al propio "romance", mostrando al tiempo una evidente necesidad de evolucionar en los sistemas gráficos empleados en el pasado para adecuarlos a los nuevos idiomas ya plenamente conformados.
Pero el Reino de León será además una estructura política expansiva que en consecuencia llevará su lengua y su cultura a zonas más al sur de donde se configuraron originalmente. Estos territorios, con experiencias lingüísticas propias, sufrirán un proceso de sustitución incompleto, pues poco después iniciarán un rápido proceso de culturación castellana, que dejará tras sí algunos vestigios de su pasado leonés, al contrario que en el territorio constitutivo donde la presión castellanizante no evitaría que la lengua se mantuviese viva.
PERO... ¿NO ES UN DIALECTO?
La terminología dialecto era habitual a principios de siglo para referirse a todas las lenguas de España: catalán, gallego o vasco, no eran más que dialectos respecto al castellano, que se consideraba lengua. Esta concepción etnocentrista, propia del XIX, pretendía establecer una valoración, claramente subjetiva, y ordenarlas como lenguas de 1ª y lenguas de 2ª.
Hoy día sin embargo los argumentos de este tipo son políticamente mucho más interesados, y nada tienen que ver con lo que en Lingüística es asumible.
La entidad lingüística del leonés o asturleonés ha de ser advertida en tres aspectos diferentes: el del código o sistema el geográfico y el evolutivo.
El asturleonés tiene entidad como código lingüístico diferenciado. Como hemos podido observar en páginas anteriores, los lingüistas podrían clasificar los diferentes trazos lingüísticos (fonológicos, morfológicos, gramaticales y léxicos) estableciendo conjuntos entre los que estaría el leonés.
El leonés tiene entidad geográfica pues si trazásemos sobre un mapa lineas imaginarias (isoglosas) que dividiesen las áreas donde encontramos un determinado trazo lingüístico aislariamos un territorio propio para el asturleonés.
El leonés tiene la misma entidad histórica que otras lenguas románicas modernas de las que no se pone en duda su entidad lingüística. El leonés, como el rumano, el catalán o el portugués, acumula un importante número de transformaciones lingüísticas en el mismo periodo de tiempo (más de mil quinientos años) y a lo largo de su historia ha mostrado la misma entidad que las otras. De hecho todas ellas son resultado del mismo nivel de cronología evolutiva, y en el fondo son "hermanas" unas de otras.
Pero a lo largo de los últimos años se han desarrollado mentalidades que han negado la entidad lingüística del asturleonés, utilizando criterios absolutamente rechazables desde el punto de vista lingüístico y únicamente defendibles como argumentos políticos o ideológicos.
Si yo la entiendo... ¿Cómo puede ser una lengua diferente?.
Lingüistas como Coseriu o Hudson han advertido de la falsedad de este argumento. ¿Donde está el límite de la incomprensión?. Un danés y un noruego se entienden entre sí, pero nadie duda que ambos hablen lenguas diferentes. Las lenguas en contacto lógicamente han de parecerse más que otras muy alejadas, pero aún así... ¿Acaso hay un leonés, sea hablante de este idioma o no , que no sepa lo que significa la palabra "gochu" o la expresión "¡como me presta!" ?. Sin embargo un castellano no la entendería. Lo que nos debe hacer pensar en que la intercompresión hay que darse cuenta de que existe el factor del gran número de leoneses castellanohablantes que utiliza inconscientemente léxico leonés.
¿Cómo puede ser lengua si la habla muy poca gente?
Y entonces... ¿a partir de que número un sistema lingüístico es lengua?. Recordemos que el romanche o el islandés, no tienen nigún problema para ser reconocidos como lenguas, pero en realidad son habladas por menos personas que el asturleonés.
¿Cómo puede ser lengua si no tiene gramática?.
El que una lengua disponga de variedad normativa o no, nada tiene que ver con su entidad lingüística. Según eso el catalán no sería lengua hasta 1.912, pasando de la noche a la mañana de dialecto a lengua. En realidad el que los hablantes de una determinada lengua reconozcan una variante normativa tiene más que ver con la escolarización en su propia lengua, y por tanto en decisiones de tipo político. Además la primera gramática escrita del asturleonés es de 1.869 (Junquera-Huergo).
¿Cómo puede ser lengua si no está reconocida oficialmente?.
Este argumento se contesta prácticamente solo, pero quizás sea mejor citar la Declaración Universal de Derechos Lingüísticos: "Esta declaración considera inadmisibles las discriminaciones contra las comunidades lingüísticas basadas en criterios como su grado de soberanía política, su situación social, económica o cualquier otra, así como el nivel de codificación , actualización o modernización que han conseguido sus lenguas". Pero además, si Francia conquistara mañana toda España y declarara la oficialidad del francés... ¿Científicamente dejaría entonces el castellano de ser una lengua?.
¿Cómo puede ser lengua si no tiene literatura?.
Realmente si que existe literatura en asturleonés. Por ello algunos han comenzado a hablar de la necesidad de una literatura de peso, pero... ¿quién tiene la vara de medir?. Esto es lo mismo que decir que uno sólo es persona si sabe leer utilizando un determinado alfabeto.
¿Y TIENE UNA LITERATURA PROPIA...?
El leonés tiene una larga tradición literaria que se remonta a la Edad Media. En la época de mayor esplendor del Reino de León, el leonés debió tener una fecunda producción literaria, aunque durante siglos el prestigio de la lengua galaico-portuguesa en el terreno de la lírica recortaría las posibilidades de desarrollo literario.
De esta época se conservan obras como el Libro de Alexandre, la Disputa de Elena y María, el Poema de Alfonso Onceno o la Estoria del Rey Guillelme, pero además conservamos multitud de textos legales y notariales, como la versión romanceada del Liber Iudiciorum, el Fueru Xulgu (no el Fuero Juzgo, que es una versión romanceada en castellano), o los fueros locales de Avilés, Oviedo, Astorga, Zamora, Salamanca o Ledesma.
Sin embargo cuando el poder político del reino decayó, el leonés fue paulatinamente dejándose de utilizar de manera escrita y arrinconándose al uso oral. En este ámbito debió existir una tradición más o menos importante en canciones y romances, que algún resto nos ha dejado en el cancionero popular.
Durante siglos las condiciones sociales y económicas no fueron ni mucho menos las necesarias para la aparición de una literatura moderna. Tendrá que ser en el centro de Asturias, con un mayor desarrollo comercial, con una burguesía más o menos acomodada y con una Universidad desde principios del siglo XVII, donde será posible la aparición de autores modernos.
Efectivamente, en 1639 con motivo del traslado de las reliquias de Santa Eulalia (Santa Olaya en leonés) de Mérida a Oviedo, se convocó un certamen literario que ganaría un clérigo, Antón González Reguera, con una obra escrita en el dialecto de la zona.
Desde entonces son muchos los autores que en el entorno cultural ovetense desarrollarán una literatura en asturleonés: Entre los nombres a consignar el de la hermana del mismísimo Gaspar Melchor de Jovellanos, Josefa. El conocidísimo ilustrado gijonés fomentaría además la creación de una academia y la redacción de un diccionario y una Gramática.
A lo largo del XIX, surge un amplio número de autores como Caveda y Nava, Teodoro Cuesta o Jose María Acebal, e incluso se ensayará la traducción en tierras leonesas, de algunos pasajes de Evangelio.
Pero en León, y en otras zonas periféricas del dominio , la diferente situación social no favorecía la aparición de autores. Conocemos algunos textos leoneses del XIX pero no será hasta principios del XX, cuando tengamos un libro publicado : "Cuentos en dialecto leonés" de Caitano A. Bardón. Posteriormente surgirán otros textos, como "Entre brumas" de Aragón y Escacena, en 1920, o los cuentos de Luis Cortés y Cesar Morán.
En el occidente de Asturias, el inferior desarrollo frente a las zonas centrales será mitigado por la aparición de la figura más importante de nuestras letras: el padre Galo Fernández. El poeta de Cadavedo pretende contruir un modelo literario, ensayando grafías que sirvan a los diferentes dialectos, y además posee una idea muy clara de la unidad lingüistica de Asturias, León y Miranda: (Dende Miranda a LLubarca/ de ríu Navia a ríu Nalón/ Viva la fala gloriosa/ del gran reinu de Lliyón.)
El resto del siglo XX nos mostrará un goteo persistente de títulos y autores. Pero será en los setenta, cuando la producción literaria despegará definitivamente con la incorporación de nombres como los de la leonesa Eva González, Manfer de la LLera o Manuel Asur.
En 1996 se publicará el título colectivo "Cuentos de Llión" en el que firmaban ocho autores leoneses. Se trataba de uno más de los cien títulos que cada año se están publicando en este momento. Una buena situación que se hace extensiva a toda la producción editorial, destacando traducciones de autores como Shakespeare y Goethe y la edición semanarios y revistas.
¿AÚN SE HABLA HOY EN DÍA?
Hoy el leonés es una lengua hablada por muchísimas personas, aunque el Reino de León es precisamente el territorio en la que peor situación se encuentra.
En Asturias una encuesta sociolingüística del Principado de Asturias arrojó una cifra de 400.000 hablantes en ese territorio, teniendo especial importancia los dialectos centrales, dado que en esa zona es donde se concentra la mayoría de la población asturiana. El estatuto de Autonomía de ese territorio reconoció su existencia al afirmar "que el bable gozará de protección. Se promoverá su uso, difusión en los medios de comunicación y su enseñanza respetando en todo caso, las variedades locales y la voluntariedad de su aprendizaje".
Hay que decir antes de nada que el "bable" no es una unidad dialectal frente al resto de los dialectos del asturleonés. No se trata más que uno de los muchos términos existentes para referirse al conjunto de la lengua y que cuajó especialmente en algunos ámbitos intelectuales de Asturias (no es cierto que sea un término popular), pero del que tenemos alguna constancia histórica de su uso referido a León.
En Portugal, en el municipio de Miranda do Douro, en algunos pueblos del Vimioso y en otras localidades del norte como Rionor y Guadramil, el leonés es hablado por cerca de quince mil personas. Recientemente, en 1.998, el Parlamento Portugués, especialmente preocupado por su protección, aprobó por unanimidad su declaración como lengua oficial de los ayuntamientos de Miranda do Douro y de Vimoso. Este, sin duda, es el más alto grado de reconocimiento legal que nuestra lengua ha gozado desde la Edad Media.
En la provincia de León, la asociación Facendera pola Llingua, calcula que existe un mínimo de 25.000 hablantes. La cifra es resultado de un estudio estadístico basado en el uso lingüístico apreciado en las diferentes comarcas en las encuestas y trabajos realizados por la asociación. No obstante hay que recordar que la especial situación de minorización por la que atraviesa esta lengua dificulta enormemente su estudio y la encuestación. En Asturias por ejemplo, antes de adoptarse las primeras medidas de protección del idioma, el número de personas que reconocían en las encuestas el uso de esta lengua era significativamente inferior.
De las provincias de Zamora y Salamanca no disponemos de datos aproximados del número de hablantes, de todos modos hay que decir que prácticamente el 95 por ciento de la población leonesa utiliza habitualmente léxico y giros propios del asturleonés. En el proceso de sustitución lingüística, especialmente activado con la escolarización durante el siglo XX, muchos de los rasgos de nuestra lengua han quedado refugiados dentro del castellano, por lo que los leoneses no los aprecian como distintos y "extraños" realmente al castellano que se pueda hablar en territorios donde esta lengua es realmente un sistema de comunicación autóctono.
Otro problema es que los hablantes de este idioma presentan una mentalidad disglósica. Al tratarse de individuos bilingües (asturleonés como lengua materna y castellano como aprendida) se produce una especialización funcional de ambas, utilizando una u otra en función del contexto social.
Esto supone que cuando gente foránea llega a los pueblos donde se conserva el idioma autóctono es corriente que el hablante, en palabras del filólogo Ramón d´Andrés, "adopte una actitud lingüística de inhibición ante un desconocido o a un "superior sociológicamente". El hablante de asturleonés va a reducir la utilización de la lengua al ámbito familiar, discriminándola de otros como la relación con instituciones, gente de otros pueblos, y en ocasiones límites de destrucción lingüística, incluso con sus propios vecinos, máxime cuando las ideas inculcadas desde la escuela y el entorno social son de que ésta no es una lengua autónoma y con prestigio, sino una forma de hablar "ridícula" y "desviada" propia de gente "inculta" y "atrasada".
Esto dificulta la percepción de la lengua por parte del particular, pero también resulta un serio inconveniente para el desarrollo de las investigaciones de los estudiosos. La decana de la Facultad de Filología de la Universidad de Oviedo, la profesora Ana Cano lo expresaba de esta manera en su estudio sobre el dialecto de Somiedo:
"Hay que tener en cuenta que en más de treinta pueblos yo era prácticamente desconocida y la reacción de los posibles informantes no fue favorable en todas las ocasiones. Y ello se debe a ese hecho de carácter sociológico y lingüístico a la vez , al que ya he hecho referencia: como el hablante de dialecto considera que utiliza un lenguaje que es una corrupción de otros superiores, piensa que cualquier investigación sobre su modo de hablar tiene como finalidad burlarse de ellos. Esta prevención inicial en ocasiones es difícil de vencer, y entonces el investigador tiene que valerse de variados recursos para conseguir la información buscada. Incluso, a veces, no queda más remedio que cambiar de interlocutor y buscar a alguien que se avenga a informarnos".

BIBLIOGRAFíA BÁSICA SOBRE LA LENGUA ASTURLEONESA

INFORMES Y SITUACIÓN SOCIAL
Academia de la Llingua Asturiana, La llingua asturiana, Oviedo, A-LL A- 1 997
d'Andrés, Ramón, Llingua y xuiciu, Oviedo, Principado de Asturias. 1.998.
García Arias, Xosé Lluis, Bable y regionalismo, Oviedo, Conceyu Bable, 1 975
González-Quevedo, Roberto, Antropoloxía ¡lingüística. Cultura, llingua y etnicidá. OvIedo, 1.994.
Llera Ramo, Francisco J., Los asturianos y la lengua asturiana. Estudio sociolingüístico para Asturias, 1.991, Oviedo, Principado de Asturias, 1.994
Martins, Cristina, A vitalidade de línguas minoritárias e atitudes linguísticas: o caso do mirandés, en Lletres Asturianes 62, Oviedo, A.LL-A., 1.997, pp. 7-42.
Neira, Jesús, Sobre Asturias, el bable y la literatura en bable, en I Asamblea Regional del Bable, Madrid, Editora Nacional, 1.980, pp-187-230.

CARACTERIZACIÓN E HISTORIA
Barros Ferreira, 0 Mirandés e as línguas do Noroeste peninsular, en Lletres Asturianes 57, Oviedo, A.LL.A., 1.995, pp 7-22.
Catalán, Diego, El asturiano occidental. Examen sincrónico y explicación diacrónica de sus fronteras fonológicas, RPh 10 y 11, 1.956 y 1.957.
Catalán, Diego & Galmés, Álvaro, La diptongación en leonés, Archivuim 4, 11 954
García Arias, Xosé Lluis, Dos notes de sintasis diacróníca Wasturiano, ArchIVUni 29130, 1.979-1,980.
García Arias, Xosé Liuis, Contribución a la gramática histórica de la lengua asturiana y a la
caracterización etimológica de su léxico, Oviedo, 1.988.
García Arias, Xosé Lluis, Metafonía per -i, Lletres Asturianes 4, -1.982.
García Arias, Xosé Lluis, Sustitución ¡lingüística a lo cabero1 sieglu XV, Lletres Asturianes
42, Oviedo, 1.991
García García, Jesús, Los límites entre el gallego y el astur-leonés en El Bierzo, en Lletres
Asturianes 64, Oviedo, A1L.A., 1.997.
García González, Francisco, La frontera orierl de¡ asturiano, BRAE 62, 1 982.
García González, Francisco, El asturiano orientaV Lletres Asturianes 7. 1.983
García González, Francisco, Algo más sobre el neutro de materia, Lletres Asturianes 17,
1.985.
Hanssen, Federico, Estudios sobre la conjugación leonesa, Santiago de Chile 1 896
Menéndez Pidal, Ramón, El dialecto leonés, Madrid, 1.906,
Neira Martínez, Jesús, El bable. Estructura e historia, Saliras, 1.976.

OBRA LITERARIA
Acebal, Xuan Maria, Obra poética, Oviedo, 1.995, edic. de Alvízoras Llibros
Bardón, Caitano, Cuentos en dialecto leonés, León, 1.907. 3 a ed. facs.. León, 1.987.
Canella y Secades, Fermín, Poesías selectas en dialerto asturiano, Oviedo, 1.987, ed, facs
Fernán-Coronas (Galo Fernández), Poesía asturiana y traducciones, edic. d'Antón García, Oviedo, 1.993.
González, Eva, Poesía completa, Oviedo, A.LL.A., 1.991.
Menéndez Pidal, Ramón, Elena y María (Disputa de¡ Clérigo y el Caballero). Poesía leonesa inédita del siglo XIII, RFE, Madrid, 1.914.
Obres completes de "Pepín de Pría" 1 y 111 Gijón, 1.992-1.993, edíción de Miguel Ramu Corrada.

ESTUDIOS Y MONOGRAFÍAS
Alarcos Llorach, Emilio, Sobre el área medíeval de¡ plural asturiano -as>-es, Archivum 1
1.951.
Alarcos Llorach, Emilio, Miscelánea bable, BIDEA 39, 1.960.
Alarcos Llorach, Emilio, De algunas palatales leonesas y castellanas, Madrid. 1.981
Alonso Garrote, Santiago, El dialecto vulgar leonés hablado en Maragatería y tierra de Astorga, Madrid, 1.947.
Alonso Pascual, José. Robleda, crónica y descripción del lugar. Gráficas Cervantes. Salamanca, 2002
Álvarez, Guzmán, El habla de Babia y Laciana, Madrid, 1.949.
Álvarez Cabeza, A. & García Martinez, F.J- Vocabulario de la Cepeda (Provincia de León), 1.994.
Álvarez Díaz, Alfredo, Cruce de dialectos en el habla de San Pedro de Olleros (León), en Lletres Asturianes 60, Oviedo, A.LL.A., 1.996, pp, 41-49.
Álvarez Fernández-Cañedo, Jesús, El habla y la cultura popular de Cabrales, Madrid, 1.963.
Átlas Lingüístico de El Bierzo, León, Instituto de Estudios Bercianos, 1.996.
Atlas Lingüistico de la Península Ibérica, vol.¡, Barcelona, 1.962.
Baz Argüello, José María. El había de la Tierra de Aliste, Madrid, 1.967.
Canellada, M Josefa, El bable de Cabranes, Madrid, 1.944.
Cano González, Ana María, Algunos aspectos fingüísticos del habla de Somiedo, Revisión de los límites de los resultados del sufijo latino -ORIU1-ORIA en una zona del dominio románico leonés, ACILFR XIV-2,11.967.
Cano González, Ana María, El habla de Somiedo (occidente de Asturias), Santiago de Compostela, Universidade de Santiago de Compostela, 1.981.
Cano González, Ana María, L'asturianu n'el Bierzu. A propósitu del ALBI, en Lletres Asturianes 69, Oviedo, A. LL.A., 1.998, pp. 7- 25.
Casado Lobato, Concepción, El habla de la Cabrera alta. Contribución al estudio del dialecto leonés, Madrid, 1,948.
Castro, Américo, Contribución al estudio del dialecto leonés de Zamora, Madrid, 1.913.
Castro, Américo & Onís, Federico de, Fueros leoneses de Zamora, Salamanca, Ledesma y Alba de Tormes, Madrid, 1.916.
Castro Antolín, Mariano-Eloy, Ribas del SiL Léxico y toponimia, Madrid, Gráficas Mar-Car, 1.984,
Conde Saiz, M Victoria, El habla de Sobrescobio, Mieres, Instituto Bernaldo de Quirós, 1.978.
Conde Saiz, M Victoria, El prefijo "per'en los bables centrales, Estudios 1976-1979.
Diaz Castañón, M Carmen, El bable de Cabo Peñas, Oviedo, 1-966 Díaz González, Oiga
Josefína, El habla de Candamo, Aspectos morfosintácticos y vocabulario, Oviedo, Universidad de Oviedo, 1.986.
Fernández, Joseph. A, El habla de Cisterna, Madrid, 1.960.
Fernández Gonzáiez, Ángel R., El habla y la Cultura popular de Oseja de Sajambre 0viedo,
1,959.
Fernández González. Ángel R,, Los Argüellos. Léxico rural y toponimia, Santander 1,966
Fuente Fernández, Jesús, El habla de Tierra de la Reina (León). Contribución al estudio del
dialecto leonés, León, 1.985. ga: sincronía y diacronía, Archívum 24, 1.974.
García Arias, Xosé Lluis, El habla de Teberga y otro léxico en asturiano: acuéi?.
García Arias, Xosé Lluis, Un arcaísmo sintáct anueche, Verba 3, 1.976.
García del Castillo, Juan, Sobre el habla de la Cabrera Baja, en trabajos sobre el románico leonés 1, Madrid, Editorial Gredos, 1.957, pp. 89-128.
García García, José, El habla del Franco: una variante lingüístíca del occidente de Asturias Mieres, 1983.
García López, David, Difusión del yeísmo astur-leonés en la Carballeda (Zamora), en lletres Asturianes 60. Oviedo, A.LL.A.,1996. pp. 33-40.
Garcia Rey, Verardo, Vocabulario del Bierzo. Madrid, C.E.S.,1934, ed.fac León, Ediciones Lancia, 1986.
Krüger, Fritz, El dialecto de San Ciprián de Sanabria, Madrid, 1923.
Iglesias Ovejero, Ángel. El habla de El Rebollar. Léxico. Centro de Cultura tradicional. Salamanca. 1990
Madrid Rubio, Victorino, El habla maragata, Valladolid, 1.985
Martínez Álvarez, Josefina, Bable y castellano en el concejo de Oviedo, Archivunn 17 1 967
Martínez Álvarez, Josefina, El cambio /-as/>/-es/ del asturiano central, Archivum 22, 1 979,
Mateos Pascual, José Benito. Breve descripción de Peñaparda. Edición Personal, 2002
Mateos Pascual, José Benito. El corral los mis agüelos. Edición Personal, 2004
Martínez García, Hortensia, Contribución al léxico asturleonés: Vocabulario de Armellada de órbigo, en Lletres Asturianes, 17, Oviedo, A. LL.A., 1985, pp. 51-80.
Menéndez Pidal, Ramón, Orígenes dell español. Estado lingüístico de la Península Ibérica hasta el siglo XI, Madrid, 1.976
Millán Urdiales, José, El habla de Villacidayo (León), Madrid, 1.966.
Morán Bardón, César, Vocabulario del concejo de La Lomba en la montaña leonesa, Madrid, 1.950.
Munthe, Ake, Anotaciones sobre el habla popular de una zona de¡ Occídente de Asturias, versión castellana de B. Pallarés, Oviedo, Universidad de Oviedo, 1.988.
Neira Martínez, Jesús, El habla de Lena. Oviedo, 1.955.
Neira Martínez, Jesús, Los prefijos dis-, ex- en las hablas leonesas, ACILFR XI 4, 1,968
Pérez Gago, María de Carmen, El habla de Luna, 1.997.
Rivas Turrado, Isidora, Voces del Eria, Badalona, 1.996.
Rodríguez~Castellano, Lorenzo, La variedad dialectal dell Alto Aller, Oviedo, IDEA, 1 952.
Rodríquez Castellano, Lorenzo, Aspectos de¡ bable occidental, Oviedo, IDEA, 1.954.
Rodríguez Castellano, Lorenzo, Contribución al vocabulario del -bable occidental, Oviedo, 1.954.
Rodríguez- Castellano, Lorenzo La frontera oriental de la terminación -es (---as) del dialecto asturiano, BIDEA, 1.960.
Rubio Alvarez, Fernando, Vocabulario díalectal de¡ Valle Gordo (León), RDTP 1-7, 1 961.
Staaf, Erik, Étude sur l'ancien dialecte léonais d'aprés des chartes du Xillé siécie, Uppsala, 1.907.
Vallina Alonso, Celestina, El habla de sudeste de Parres: desde el Sella hasta el Mampodre, Oviedo, 1,985.
Zamora Vicente, Alonso, Léxico rural asturiano. Palabras y cosas de Libardón (Colunga), Granada, 1.953.

REPERTORIOS LEXICOGRÁFICOS

TOPONIMIA
d'Andrés, Ramón, Diccionariu temáticu asturianu, Gijón, 1.996.
Diez Suárez, M Soledad, Léxico leonés, León, 1.994.
Miguélez Rodríguez, Eugenio, Diccionario de las hablas leonesas, León, 1 993
Sánchez Vicente, Xuan Xosé, Diccionariu asturianu-castellanu y castellanu-asturianu, Gijón,
1.996.
Ferreiro, Félix & otros, Diccionariu Básicu de la llingua asturiana, 3' ed GiJón, 1 ~ 995
García Arias, Xosé Lluis, Los pueblos asturianos: El porqué de sus nombres, Salinas, 1.977.
García Arias, Xosé Lluis, Toponimia. Teoría y actuación, Oviedo, A.LL.A., 1.995. Morala,
José R., Toponimia y diacronía (los sufijos diminutivos en León), en Lletres Asturianes 19, Oviedo, A.LL.A., 1.986, pp, 65-82.

GRAMÁTICAS Y NORMAS ORTOGRÁFICAS
Academia de la Llingua Asturiana, Gramática asturiana, Oviedo, A.LL.A., 1.998
Convengao Ortográfica da Língua Mirandesa, Miranda do Douro, Cámara Municipal de Miranda do Douro, 1.999.
Junquera Huergo, Juan, Gramática Asturiana (1869), Ed. de X.LI. García Arlas, Oviedo, A.LL.A., 1.991.



Partido Carlista de León-Partíu Carlista de Llïón Copyright® 2007