domingo, 5 de abril de 2009

¿EN MANOS DE QUIÉN ESTAMOS?



OPINIÓN

DIARIO DE LEÓN
050409

A. ALONSO, A. CABEZAS, F. CAÑÓN, S. ESCUDERO, I. GARCÍA, J. GARCÍA, M. GARCÍA, M. GONZÁLEZ, R. GONZÁLEZ, A. HUERCA, A. JIMÉNEZ, M. MARTÍN, Y. MARTÍNEZ, M. MATÍAS, C.RODRÍGUEZ, F. RODRÍGUEZ, J. RODRÍGUEZ, D. RUÍZ DE VILLA, R. SABUGO, B. SUÁREZ, I. SUÁREZ


MÉDICOS DEL SERVICIO DE URGENCIAS DEL HOSPITAL DE LEÓN


¿En manos de quién estamos?


LOS MÉDICOS de Urgencias no somos más que trabajadores de un sistema, asalariados de una empresa que va sin rumbo....

Quizá pudieron oír al gerente del Hospital explicar hace unos días en un medio de comunicación, la perfecta cobertura planificada para el servicio de Urgencias, que cuenta, según sus palabras con 26 adjuntos..! y no mintió, hay 26 profesionales contratados, ¿pero por qué no explicó que varios de ellos tienen reducción de su jornada, y otros están de baja laboral?... la realidad: 21.5 efectivos con los que contamos en nuestro Hospital. ¿Por qué el gerente nos cuenta verdades a medias?

21.5, es sin duda una cifra muy por debajo de las necesidades reales para garantizar la asistencia, y no lo dicen solo los trabajadores, según el propio cálculo realizado por la Junta en Valladolid, se necesitarían entre 30 y 32 para funcionar correctamente. El resultado, los trabajadores asumen más jornada complementaria de la fijada por ley ¿se paga? claro, solo faltaría, que no se remunerase el trabajo realizado, ; pero los médicos de Urgencias no queremos ganar más, sino trabajar lo que nos corresponde. Si este barco que es la Sanidad de León va a la deriva, -quienes tienen que encontrar soluciones son los que gobiernan y no los trabajadores sacar el trabajo adelante a base de sobreesfuerzo humano, con los riesgos que se corren para la salud del usuario cuando el médico está agotado tras realizar hasta 7 guardias en un mes (lo que marca la ley, entre 3 y 4 para no sobrepasar las 48 horas de jornada semanal, las guardias son jornadas de 24 horas de trabajo seguidos).

Estamos en manos de quienes cumplen las leyes a su antojo, en función de su beneficio... basta ir al juzgado para comprobarlo, y ver las demandas que acumulan por no respetar los derechos de los trabajadores, derechos que están garantizados por ley... pero no garantizados por aquellos que tienen el poder en sus manos...

Nos parece demasiado grave que la propia administración no garantice estos derechos. Las empresas privadas, grandes y pequeñas, están sujetas a continua vigilancia, con inspectores que no permiten ni un ápice de fraude, ¿dónde están los inspectores de nuestro sistema público?... No existen!! Es mas fácil para la administración que nadie los vigile.

Les invitamos ahora a acudir a la hemeroteca, y revisar el año 2007, en rueda de prensa los distintos sindicatos denuncian la falta de médicos, por la inminente migración a otras comunidades autónomas o hacia otros puestos de trabajo, con mejores condiciones laborales. Se pedían contratos eventuales!!! Pero dignos. Los responsables en ese momento alegaron; el dramatismo por nuestra parte en esa afirmación, acostumbrados como estaban a tener una lista de médicos en paro que garantizaba cualquier contrato basura con un «chasquido de dedos». La realidad actual, siete médicos se han marchado del Servicio de Urgencias por estos motivos, más aquellos que lo hicieron por circunstancias personales, y el fallecimiento de un compañero (desde aquí nuestro abrazo caluroso esté donde esté), suman un total de once médicos menos trabajando en este servicio. Ya saben, 21.5 reales para una labor asistencia! tan sobrecargada, que no damos a basto. Cuando ahora pedimos explicaciones ¿qué responden?, que están buscando médicos, el problema: no hay.

¿Quién mejor que los propios trabajadores conocen las necesidades de su servicio? Pero nuestra opinión no es escuchada. Varios meses ya utilizando la vía del diálogo en un intento de mejorar nuestra calidad laboral y mejorar la calidad asistencial.

Los trabajadores que estamos ahí, día a día conocemos claramente lo que necesita el usuario para el buen funcionamiento de un punto asistencial que es clave para la sanidad leonesa y tenemos varias propuestas para mejorar la asistencia al paciente. En todo este tiempo la respuesta ha sido el silencio, en realidad para no mentir diré que la respuesta han sido reuniones y reuniones para concluir en todas ellas que seguiremos sin cambios.

¿En manos entonces de quién estamos los trabajadores? En manos de quienes dicen verdades a medias, incumplen las leyes básicas de los trabajadores sin consecuencias para ellos, de quienes han realizado y siguen realizando una pésima gestión de los recursos y de aquellos que no nos escuchan e ignoran nuestras propuestas de forma reiterada...

Y así... ¿En manos de quién están los pacientes?

En las manos de profesionales extenuados por la gran carga asistencial, agotados de luchar por intentar mejorar en lo posible para todos, sin resultados, apáticos y desilusionados, ante la indiferencia de quienes podrían cambiar las cosas y no quieren. Tristes de ver que trabajamos para un sistema donde sólo importan los números, donde el paciente no cuenta, aunque intenten disfrazarlo, únicamente valen las estadísticas, el gasto sanitario, donde al final el paciente deja de serlo y pasa a ser un número más en este sistema impersonal que han creado los dirigentes, y del que los médicos somos cómplices involuntarios.

¿Por qué?

Porque lo empresarios que gestionan, no son más que médicos que se olvidaron del enfermo cuando les dieron un sillón donde sentarse y al que muchos de ellos, (gracias a Dios no todos) accedieron porque... pregúntese por qué,. cuando muchos de esos sillones son puestos de confianza.



Dous trabayadores del Hospital de Llión en plena xornada

Lliere más información en "comentarios"


4 comentarios:

LEÑADOR dijo...

DIARIO DE LEÓN

Los facultativos culpan a los responsables sanitarios de una mala gestión de los recursos y falta de previsión de futuro
La escasez de médicos y la presión de la asistencia asfixian el servicio de Urgencias
Los profesionales piden más contratos y un sistema de triaje de clasificación de enfermos

05/04/2009 Carmen Tapia



león

Los médicos del servicio de Urgencias del Hospital de León denuncia la presión asistencial a la que se ven sometidos diariamente por la escasez de profesionales contratados en esta unidad asistencial, que cuenta con veintiséis adjuntos. Sin embargo el servicio funciona actualmente con 21.5 médicos ya que cinco están de baja y uno tiene media jornada laboral. Los médicos cifran en un 31% la reducción de la plantilla en los últimos años debido a que once profesionales se han marchado a otros centros asistenciales ante la negativa de los responsables de la gestión sanitaria de mantenerlos en sus puestos de trabajo con un contrato y con condiciones laborales dignas. Para mantener la calidad asistencial los médicos que trabajan en el servicio aseguran que harían falta cinco profesionales más, lo que ayudaría a disminuir el número de guardias -”actualmente rondan las ocho al mes por médico, cuando la ley contempla no superar las cinco-” y reduciría los colapsos que en ocasiones se producen en el servicio, que en fechas puntuales, los pacientes tienen que soportar hasta diez horas de espera para ser atendidos. A esta situación se añade, según denuncian los propios médicos de urgencias, que desde hace dos años el Sacyl no refuerza el servicio en julio y agosto, meses en los que aumentan los «picos» asistenciales en un 25%. La media de enfermos que acuden diariamente a urgencias de adultos del Hospital de León es de trescientas personas. El año pasado acudieron a este servicio 120.000 pacientes, una cifra igual a la del año anterior y superior a los 100.000 del 2006. «Pero aunque el número de pacientes atendidos se ha mantenido estable, la plantilla ha disminuido un 31% y las bajas y las medias jornadas no se cubren con otros contratos, por lo que la presión asistencial ha crecido», aseguran los médicos.

La situación ha llegado a tal extremo que los responsables sanitarios retrasaron a una trabajadora cinco meses el derecho a una reducción de jornada por nacimiento de su hijo ante la carencia de profesionales para sustituirla, o que los médicos no pueden coger más de quince días de descanso en verano.

El último colapso del servicio se produjo el 22 de marzo, día en el que los responsables de urgencias tomaron la decisión de ingresar directamente a ocho personas con crisis respiratoria para dejar los boxes de atención libre a otros pacientes. «Aún así los enfermos pasaron varias horas en la calle esperando», afirma una facultativa del servicio.

La situación es bien conocida por los responsables de la gestión del centro sanitario, con el que los médicos mantienen contínuas reuniones desde diciembre para solicitar más contratos. Algunos adjuntos han solicitado la dimisión de la coordinadora de urgencias y del subdirector médico de servicios médicos, por considerarlos responsables de la actual situación y por la falta de previsión de futuro.

Triaje de pacientes

Los médicos han solicitado en reiteradas ocasiones un sistema de triaje que permita clasificar a los pacientes según su estado de salud. Este sistema funciona en muchos hospitales españoles, incluidos los de la comunidad, y consiste en que un sistema informático clasifica a los pacientes en tres niveles de prioridad asistencial según su estado de gravedad, lo que permitiría a los médicos atender en primer lugar a los enfermos más críticos. «Ya están hechos los cursos y tenemos el sistema informático, pero no lo instalan porque dicen que hay que hacer una obra y lo están retrasando. Llevamos dos años pidiendo este sistema».

Al aumento de la presión asistencias los médicos tienen que hacer frente a las agresiones verbales -”en algunos casos físicas-” por parte de los familiares de los enfermos que, cansados de pasar horas en espera, en ocasiones insultan a los profesionales. «Aunque estén a la espera y no los hayamos visto, gracias a la labor de las enfermeras, nosotros sabemos el estado de salud de la persona que acude a urgencias. Si les hacemos esperar es porque sabemos que pueden esperar, pero con tanta presión a veces te la juegas», aseguran los especialistas.

También critican el aumento de contrataciones de médicos extracomunitarios que tienen su título homologado en España, «para que nosotros podamos ejercer en Urgencias nos piden la titulación, dos años de MIR y un año de especialidad, pero ellos pueden trabajar con la homologación del título, que son los seis años de carrera sólamente».

¿Dónde se descarga la agresividad?
El riesgo está en Urgencias y en las unidades de salud mental



Casi el 80% de las agresiones son verbales, según los datos de Sanidad, y se producen en el servicio de Urgencias y en las unidades de salud mental, tanto hospitalarias como de los centros de salud. En la mayoría de los casos el agresor es el propio paciente, aunque también se producen agresiones por parte de las familias. El turno de mañana es el que más incidencias por agresividad se producen, al ser el que concentra mayor actividad sanitaria. El Sindicato de Auxiliares de Enfermería (SAE) ha denunciado esta semana que cinco auxiliares de enfermería han sido agredidos desde enero por los pacientes que están ingresados en la unidad de enfermos duales del Hospital Santa Isabel. La Junta con la puesta en marcha de este protocolo de actuación ante una agresión, incluye diversas acciones formativas

J. RUANO dijo...

ESTAMOS CON VOSOTROS. ÁNIMO. JAVI Y CIARA.

llancara dijo...

Está bien claro que hay que descongestionar el "mastodóntico" en todo los sentidos Hospital de León. La solución está en crear el Hospital Comarcal La Bañeza Astorga. Por población y por las distancias que hay en nuestra zona lo necesitamos como "agua de Mayo". ¿Para cuando?. La cualpa de los intereses de los políticos y sus desacuerdos, no tenemos porqué sufrirla los sufridos pacientes.

Amurrinare dijo...

Por que nadie dice que todos estos problemas en sanidad (y en lo demas) vienen de una misma raiz: que Leon no tenga autonomia propia y sea otro pueblo distinto y enemigo quien la gestiona. Hasta que Leon no sea quien decide como y donde se invierte nuestro dinero las cosas no solo seguiran igual sino que iran a peor.