lunes, 20 de agosto de 2007

SEGUIMOS DESINFORMANDO



Como bien denuncia Emilio Gancedo en su artículo del 19 de Agosto de 2007 en el Diario de León, la Junta del ente continúa su labor desinformativa, tergiversadora y manipuladora, esta vez con la intención de trascender del ámbito "autonómico" e incluso traspasar las fronteras de la nación, en una guía bilingüe (castellano-inglés), que es todo un ejemplo de porqué el nuevo estatuto no vale absolutamente para nada. Toda una demostración de lo poco que le importa a la Junta el territorio leonés y de que su intención no es otra que hacerlo desaparecer bajo el yugo castellano, sin importar las mentiras y falsedades que sea menester contar a quién las quiera escuchar.

Para ver artículo entero, pinchar en "comentarios"

1 comentario:

EMILIO GANCEDO dijo...

DIARIO DE LEÓN

EMILIO GANCEDO

190807



La Junta promociona León con el «mangosto» y el pueblo de «Órbigo»




El título es Descubre-Enjoy Castilla y León y se trata de un libro de gran formato publicado con un claro afán divulgador y promocional, editado por la empresa C.L. Comunicación con sede en el Parque Tecnológico de Boecillo (Valladolid). La obra es bilingüe, en español e inglés, su primera edición data de 2005 (se reeditó también en 2006) y, además de mediante la venta directa, se ha enviado a numerosas empresas, centros turísticos, fundaciones y administraciones públicas.

Pero esa voluntad de difundir el patrimonio de la autonomía se ve empañada por los sorprendentes errores que sobre León contiene (por lo menos en su edición del 2005), más graves aún si se considera que la obra constituye un encargo editorial de la propia Junta.

Sin entrar en el hecho de que prácticamente todas las fotografías relativas a León son oscuras, borrosas o tomadas en días de niebla, en comparación con la luminosidad que caracteriza a las de las demás provincias, el lector se apercibe rápidamente del empleo sistemático del término «región» en vez de comunidad formada por dos regiones o territorios y del uso indiscriminado del gentilicio «castellano» extendido a toda la comunidad, incluyendo, erróneamente, a las cosas o las gentes leonesas.

¿«Capital» de Castilla y León?

Existen además otras inexactitudes de uso frecuente, como calificar a la ciudad de Valladolid de «capital de Castilla y León» cuando legalmente no lo es, así como otros errores en nombres y localizaciones geográficas. Y así, al hablar del Camino de Santiago, puede leerse que «misteriosa y mística, la ruta jacobea discurre por tierras castellanas envuelta en el halo mágico que envuelve el Camino de Santiago...»; y, en el relativo a Las Edades del Hombre, que esta exposición itinerante muestra «el rico y variado patrimonio cultural y artístico que atesoran los templos castellanos». Se vuelve a incurrir en la generalización territorial, obviando el gentilicio regional leonés, en el capítulo denominado Castilla de castillos y murallas , en el que, a pesar de su título, también se habla en él de las fortalezas de la tierra leonesa.

El tema se agudiza cuando el lector inicia el apartado dedicado a la Semana Santa en la comunidad. «Y es que la Semana Santa castellana desborda fervor y devoción...» puede leerse en estas páginas, así como «el creyente castellano asiste al hecho religioso en actitud de duelo por la muerte de Cristo» o «el silencio místico que inunda el ambiente en cada desfile y la ligazón al acervo cultural de esta tierra hacen de la Semana Santa castellana una manifestación sobrecogedora...». Ni una sola foto ilustra la Pasión leonesa. Pero es en los capítulos monográficos de cada provincia (algunos están encabezados por unas palabras del alcalde de la capital o del presidente de la Diputación, no así en el de León), donde las inexactitudes son más palpables. Según este texto, la Montaña Central es «limítrofe con Cantabria» y la zona llana está caracterizada por «un paisaje vivo que realza sus poblaciones ricas en tradiciones, como La Bañeza, Valduera y Órbigo ». En el Bierzo está, dicen, el castillo de Corion (¿será Corullón?). Los capítulos genéricos siguientes también deparan perlas como la referente a los vinos, que «transforman la energía abrasadora del sol castellano». Y en cuanto a las fiestas, sorprende ésta: «Destaca una celebración muy extendida en el Bierzo, el mangosto , una reunión vecinal y espontánea, en la calle o en corralizas y zaguanes...».