jueves, 30 de agosto de 2007

¿NOS ESTÁN MATANDO?


Con esta entrada además de celebrar que

YA PASAMOS DE LAS 100 !!!,

estrenamos una NUEVA ETIQUETA
dedicada a temas de actualidad sanitaria
en el País Llionés.





Negros nubarrones se ciernen sobre la sanidad leonesa y las noticias se sucede estos días en la prensa local. Para empezar ha quedado en evidencia la falta de recursos humanos disponibles para dotar a la provincia leonesa, en gran parte responsabilidad de la nefasta gestión de los dirigentes del servicio sanitario autonómico, poniendo en evidencia una vez más el agravio comparativo con Valladolid, porque como dice el Presidente del Colegio de Médicos no es que para una población similar tengamos algún médico menos comparativamente, es que nuestra provincia por extensión, dispersión poblacional y grado de envejecimiento requeriría más médicos que Pucela.

Por otro lado se ha reconocido, a medias eso sí, la negativa repercusión que supuso el nuevo sistema de gestión de hemoderivados (productos derivados de la sangre obtenida de donantes) basado como no podía ser de otra manera para esta administración, en la centralización de la gestión en Valladolid, en detrimento de provincias como León, perdiéndose autonomía de gestión y puestos de trabajo que han sido absorbidos por Pucela una vez más. Es algo parecido a lo que ocurre con la toxicología de tal forma que los intoxicados de fuera de Valladolid en muchos casos deben esperar a que el antídoto llegue desde allí, lo cual es más grave si cabe en unos temas en los que los minutos cuentan. Es otro ejemplo claro de lo que la Junta considera "hacer comunidad".





Mientras las agencias de noticias del régimen se hacen eco de un novedoso estudio que propone disminuir el número de áreas de salud y aplicar criterios poblacionales para optimizar el gasto. Y ese es el verdadero problema como se ha demostrado en más de una ocasión en lo referente a la gestión de las Emergencias Sanitarias: se aplica un modelo sanitario castellano a un territorio leonés con distinta estructura y organización sin importar las consecuencias en cuanto a la repercusión en la calidad de vida y lo que es peor sin importar la pérdida de garantías para el acceso a un sistema sanitario de calidad en igualdad de condiciones para toda la población. Es decir de forma paulatina se priva a la población de unos servicios esenciales forzando al abandono del medio que le es propio. En otras palabras la Junta promueve el desarraigo poblacional de las comarcas leonesas al aplicar sistemas de gestión castellanos a territorios que no lo son.

Y si esto lo hacen con un tema tan serio como la salud de las personas qué no estarán dispuestos a hacer en otros campos.

Nueva publicación en El Escabuche http://blogs.periodistadigital.com/elescabuche.php



1 comentario:

Carlos Alberto Biendicho López dijo...

Te he dejado un comentario en Periodista Digital.
La situación es de denuncia pública a nivel nacional.
Lo que está claro es la PRIVATIZACION encubierta, aunque descarado de la sanidad publica de León.
Y Pucela dona (subvenciona) con 16.000.000 de Euros a un hospital privado, concretamente a la Orden de San Juan de Dios, para tener cama concertadas, un TAC y RM mas barato.
Esa lindeza se debe a Cesar Anton Beltran, con la complicidad de Silvan.
De cada paciente derivado a esos centros concertados ¿Quien se lleva una comisión? ¿Por que importe? ¿Cual es el importe total de esta corrupción?