martes, 22 de mayo de 2007

LOS POLÍTICOS, LA CULTURA Y MARGARITA

La historiadora Margarita Torres Sevilla vuelve a acertar en su artículo de Opinión en el Diario de León del 19 de Mayo de 2007 "Semos competitivos" e ironiza sobre los programas electorales en el apartado de cultura, en esta ocasión parece que le ha tocado al PP. No se lo que opinará del tema su querido Alcalde engominado y misionero de Pucela en León, ahora que ha amenazado con echarse a la calle para defender a León frente a las agresiones extranjeras como si un Mayo del 2008 se tratara (eso si, extranjero es lo que proviene de Madrid de la mano de Zapatero y el PSOE; lo de Valladolid y la Junta y el PP no entra ni en la agenda del alcalde ni en la del resto de los secuaces de su partido ). ¿Hasta cuando los leoneses van a seguir entregando sus votos a esos dos partidos de Valladolid en León? ¿Tendrán que llevarse la Catedral a Valladolid para que alguno se acabe de caer del guindo?


Para ver artículo entero, pinchar en "comentarios"

1 comentario:

Margarita Torres Sevilla dijo...

Opinión DL190507

SEMOS COMPETITIVOS

MARGARITA TORRES

PERO MIRA que son cursis los políticos de esta comunidad a la hora de buscarle títulos a las partes de esos programas electorales que nadie lee, más que ellos y sus rivales. «Competitivos en una economía global» intitula en uno de sus apartados el del PP de Castillileón. Ni que Castilla y León cotizara en la bolsa neoyorkina o nos jugásemos la producción de muñecas chochonas con los chinos, a ver quién las fabrica más barato y en menos tiempo. Pues bien, dentro de ese gran marco de la concatenación de palabras grandilocuentes vacuas de sentido en su secuencia, aparece un subapartado que lleva por nombre «cultura para la libertad».

¡Por fin alguien filosofa sobre la quinta esencia de la razón de existir de la cultura: educar para la libertad!, me dije al verlo. Pero no. Tanta excelsa perífrasis volvía a representar uno de esos globos hinchables de campaña electoral, porque, conforme avanzas, todo se aclara. Veamos. Como parte del compromiso con la promoción cultural nos encontramos con el 2010. ¡Vaya, la Junta se preocupa de los Reyes de León, del origen de Castilla, Portugal y etcétera! Frenen la lagrimina en el lagrimal, lectores, porque lo que será objeto de atención preferente no porta corona medieval sino vieiera: Jacobeo 2010. Manda¿ jacobeos el asunto, oye. Pues van ahora éstos que se sienten más de León que nadie, acaudillados por la descendiente segoviana de Atila, rey de los hunos pero no de los otros, y con el bordón de peregrino nos arrean un capón a mil cien años de un reino, que eso sí que tardará un tiempo en volver a conmemorarse. Como otra centuria más o menos, aunque para entonces el programa electoral lo desarrollará otro y, por el camino, Segovia o Burgos ya habrán ganado la capitalidad cultural 2016. León pierde el 2010. Una vez más.

No termina aquí el interés, qué va. Dentro de las propuestas para infraestructuras culturales, solicita este programa electoral al gobierno del estado que en el Parque Científico de la Universidad de Valladolid se cree el Centro Nacional de Ciencias para la Conservación del Patrimonio. ¿Pero es que no tiene bastante este Pantagruel glotón con todas las sedes de las Consejerías, la Presidencia, las Cortes, el todo de la todería, para encima solicitar esto que bien pudiera irse a León o Zamora, que para eso, payo presidente, semos probres aunque competitivos?

Arrinconen la mala leche un momento y disfruten, aún resta tema. Redactores del programa, ilustre damisela de las tierras de frontera de Castilla, noble adalid de la Cultura del metalenguaje: mucho promocionar el castellano pero poco emplearlo adecuadamente. Seré buena y callaré lo que vuestra forma de redactar grita, lo que esconden las líneas donde León aparece tan menguado como las criadillas de algunos.

Después de leer el apartado cultureta de las promesas herrerianas, más añoro las divinas de la Biblia. Sobre todo aquello de «y dijo Yahve a su pueblo: yo os sacaré de Egipto para entregaros fértiles tierras». Y acabaron en el carrascal de Judea. Pues imaginen que si Yahve, que es Dios todopoderoso y justo, engañó con la propaganda de su agencia de viajes a los clientes, lo que harán en la tierra sus herederos.