viernes, 16 de noviembre de 2007

MANIPULANDO LA HISTORIA



No les basta con robarnos los fondos que nos pertenecen (Plan del Carbón), no tienen suficiente con manipular los presupuestos en su descarado beneficio (partidas no provincializadas que sólo generan riqueza, inversión y empleo en Valladolid. No se avergüenzan de gastarse los dineros del contribuyente en falsas reliquias para vanagloriarse con fraudulentas historias de sus pérfidos héroes, mientras el patrimonio del País Leonés se cae a pedazos por su desidia y desdén.

Ni siquiera les tiembla el pulso al aplicar políticas territoriales basadas en el modelo castellano y que sólo conllevan la despoblación, el empobrecimiento y el desarraigo de todo el territorio Leonés. Se jactan además de míseras inversiones en nuestros territorios mientras en Castilla se invierten inmensas sumas en proyectos destinados a hundir aún más los territorios periféricos. Por si todo esto fuera poco permiten toda aquella obra que conlleve la destrucción del hábitat natural leonés (Riaño, Sama-Velilla, etc...) a expensas de obtener beneficios para sus predios (agua, electricidad...).

Pero como son gentes sin escrúpulos , son personas insaciables en la ruindad, para rematar su obra deben cercenar lo más preciado, el futuro de los hijos de esta tierra. Para ello nada mejor que manipular la educación de nuestros vástagos, mediante la difusión de mentiras y falsedades en los libros de texto que ellos aprueban. La historia no vale nada en sus manos, y el Defensor del Pueblo tampoco, ya que no le muestran ningún respeto, y hacen caso omiso a sus tenues recomendaciones.

Manipulan el pasado desde la prehistoria sin el más mínimo sonrojo, pues es tal el ahínco con el que intentan inculcar a las nuevas generaciones la patraña de una comunidad que sólo existe desde 1983, que se pierden en continuos "absurdos históricos", como que los germanos llegaron a esta comunidad, o que en el norte de la misma surgió la resistencia ante el avance musulmán. Por supuesto se evitan o tergiversan referencias al Reino de León, como cuando se cita a su primer rey García I como primer rey astur-leonés. Se falsea la historia de los pueblos prerromanos postergando a los Astures en beneficio de los Vacceos y ya en el S. XVIII se pregunta a los alumnos que expliquen cosas referentes a la comunidad en aquella época.

Si el asunto no fuera tan grave, podría resultar entretenido, como un "tratado del absurdo". Son tantos los ejemplos que enumerarlos todos sería labor prolija, pero para perla baste un botón: En el pueblo leonés de Vidanes, situado a orillas del Río Esla (antes conocido por Astura ¿curioso, no?) hay una escultura de un hombre ilustrado que se llamó José Francisco de Isla (el Padre Isla para sus paisanos), bajo la misma una lápida que comienza con las siguientes palabras: "Diome vida Vidanes....". Por si esto no fuera suficiente en la tumba del mismo, situada en Bolonia, y fechada en 1781 (por si hubiera suspicacias), puede leerse: "Nacido en la Villa de Vidanes en el REINO DE LEÓN".

Parecerían pruebas suficientes, pero a los manipuladores de oficio nada se les resiste, basta que el susodicho pasara una temporada en la castellana Segovia para rebautizarle como segoviano.





Ir a "Comentarios" para leer la crónica de
E. Gancedo en el Diario de León del 11 de Noviembre referida a este asunto.


1 comentario:

EMILIO GANCEDO dijo...

DIARIO DE LEÓN

Domingo, 11 de Noviembre de 2007




LIBROS DE TEXTO

El Padre Isla es «segoviano» y la comunidad, «Castilla», en la ESO

Mientras en Primaria se subsanan los errores, en Secundaria permanecen los del año pasado

Una foto de banderas nacionalistas castellanas abre el libro de Historia de cuarto curso

EMILIO GANCEDO

Si bien en los libros de Primaria de la editorial Santillana se han subsanado muchas imprecisiones y errores, y así, por ejemplo, prácticamente en ningún sitio se califica a la autonomía de región sino de comunidad , en el caso de la ESO los fallos, inexactitudes y generalidades en que incurren los textos de esa misma editorial con respecto a lo leonés son los mismos -junto con algunos más- que los denunciados en octubre del 2006 por el Diario de León.

Uno de los aspectos que más ha llamado la atención del historiador Ricardo Chao, miembro de Plataforma Pro Identidad y que actualmente se encuentra examinando estos libros, es el manual de Historia de cuarto de la ESO: en su primera página, una gran imagen de la fiesta de Villalar en las que algunas personas ondean banderas nacionalistas castellanas (de color morado con un castillo en medio). Nos preguntamos qué grado de indignación se alcanzaría si la imagen mostrara, en vez de esos signos, banderas de León autonomistas o nacionalistas. La extensión del gentilicio castellano a los dos existentes en esta autonomía (castellanos y leoneses) es general en estos libros, así como el uso del muy rechazado castellanoleonés y el uso de la palabra región , regional , hasta la saciedad. Un ejemplo: «Los castellanoleoneses eligieron para reclamar su autonomía la fecha, 23 de abril, y la campa, Villalar, en que había sido derrotado el movimiento comunero por Carlos I en 1521». En el citado libro, escrito por David González, la historia que se obliga a estudiar es sobre todo la de Castilla -se la menciona una y otra vez-, sin una sola referencia al reino leonés. En la página 6 de ese texto, otro error, bajo el epígrafe El fracaso de la Ilustración , puede leerse: «La influencia de la Ilustración fue escasa, en un ambiente muy apegado al Barroco y a las ideas contrarreformistas. Ejemplo de ello era la poca formación del clero, presentada por el segoviano Padre Isla en su Historia del famoso predicador fray Gerundio de Campazas, alias Zotes». Al jesuita leonés le cambiaron su nacencia de Vidanes.

Los germanos se asentaron en nuestra región»



Las asociaciones que el año pasado denunciaron los absurdos históricos hallados en los libros -muchos repetidos en el presente curso lectivo- piden respeto por la historia, transmitirla con exactitud, y si Castilla y León no existía antes de 1983, pues explicar este hecho con normalidad y no forzar una y otra vez los textos hasta dar la idea de que esta división administrativa hunde sus raíces en la noche de los tiempos.

Los ejemplos son múltiples: «Los germanos se asentaron en nuestra comunidad»... «La resistencia cristiana nació al norte de Castilla y León, en Asturias»... «García I estableció la capital del reino en León, nació así el reino astur-leonés» (lo que nace es el reino de León, el de Asturias ya existía)... «El mudéjar presenta en Castilla dos modalidades», y pone como ejemplo a Sahagún... y ejercicios como «Haz una redacción en la que narres los acontecimientos de la Historia de Castilla a partir de lo que conoces de la ciudad de Zamora»... «o razona por qué hubo sólo hubo un periódico en Castilla y León en el siglo XVIII» (la comunidad no existía entonces); y como éstos, muchos más.

La era moderna vista desde un único ángulo


Los capítulos referentes a los siglos XVI, XVII y XVIII se centran únicamente en la historia vista desde el punto de vista imperial y castellano, pero los referentes a los siglos XIX y XX no se quedan atrás: «El proyecto de Constitución Federal de 1873 dio origen a un tímido regionalismo al considerar a Castilla como uno de los Estados federados» o «La crisis del 98 provocó ideas regeneracionistas. El regeneracionismo castellano fue básicamente pesimista, católico y reaccionario». También éste es especialmente significativo: «En las primeras elecciones generales en Castilla y León -recordemos que ésta aún no existía-, la UCD fue la fuerza más votada. La fragmentación influyó en la redacción del estatuto de autonomía, que fue el último aprobado pues existían problemas de definición territorial: Santander, Logroño, Segovia, León».

Y siguen haciendo publicidad de un gran centro comercial



| Crónica | Lo que estudian nuestros alumnos |
De manera inexplicable, el manual de segundo de la ESO de Santillana sigue publicitando una gran superficie vallisoletana a pesar de las críticas y denuncias efectuadas el curso pasado


Sólo hay que abrir el libro para encontrárselo. Como ejemplo y símbolo de lo que es esta comunidad, el manual nos muestra una gran fotografía de un centro comercial situado en Zaratán (Valladolid) y mucha información sobre su superficie y oferta. No contentos con ello, los ejercicios anexos constan de preguntas como «¿Por qué crees que este centro se presenta como 'el mayor equipamiento de ocio y comercio de Castilla y León?» o «¿Cuándo se abrió al público?». A estas preguntas deben responder nuestros escolares.

Denuncias oficiales

El año pasado, las asociaciones Plataforma Pro Identidad y Pro Monumenta elevaron al Procurador del Común un completísimo informe en el que se incluía ésta y otras muchas denuncias y quejas. Javier Amoedo envió una carta a la Consejería de Educación proponiendo la creación de una comisión encargada de evitar estos errores, de la cual nada más se ha vuelto a saber.

Y así, como ya se denunció el curso pasado, los alumnos leoneses se están viendo obligados, de nuevo, a memorizar aseveraciones tan estrambóticas como «Roma estableció muy pronto lazos con Castilla y León» o «La llegada de los musulmanes a la Península provocó un profundo cambio en Castilla y León». El afán por legitimar una comunidad que sólo tiene 24 años de vida ha llevado a las distintas editoriales y a un gobierno autonómico que, en teoría, debería velar por la veracidad de sus libros de texto, a retrotraer la historia de la autonomía hasta tiempos prehistóricos y a incluir afirmaciones que, cuando menos, causan extrañeza. Otras «joyas» de los estudios referidos a la Geografia e Historia de la comunidad (entre 1º y 4º de ESO, sobre todo) pueden ser éstas: «Los romanos construyeron la primera red de calzadas de Castilla y León». También se obliga a estudiar cuestiones hasta ahora inéditas, como el regionalismo castellano. Por un lado se ofrece información sobre el pacto federal castellano (Santillana, 4º ESO), un manifiesto que se firmó en Valladolid en 1869, pero, por otro, se obvia cualquier dato que hable de los movimientos pro-León, políticos o culturales.

Escasos datos sobre León Ni una palabra sobre Lancia, los astures casi siempre aparecen restringidos a la actual Asturias (pese a que poblaban parte de las actuales León y Zamora; por cierto que aquí se intenta dar la idea de que los vacceos, antiguos habitantes de la Tierra de Campos, eran el pueblo dominante ), tampoco nada sobre la lengua asturleonesa...

Además, se informa de que Valladolid es la capital de la comunidad, aserto falso pues hasta ahora ninguna ley lo avala.